lunes, 20 de octubre de 2008

¿ Por qué los varones deben pagar las salidas?


Para tener un matrimonio feliz un hombre debe tener la boca cerrada y la billetera abierta – Groucho Marx

Pasados fastuosos y gustos simples
Hay una clase de hombres que más vale perderlos que encontrarlos.
Y son los que te cuentan cómo sufrieron cuando los dejó aquella chica a quien habían invitado a cenar a Hiperluxus, el restaurante cinco tenedores más fashion de la ciudad, mientras a ti te invitan a cenar un hot dog en la esquina. O los que nos invitan a caminar por la plaza y a tomar agua del bebedero, mientras nos describen con lujo de detalles cómo era la gargantilla de oro y diamantes que le regalaron a la ingrata de la última novia, que los abandonó sin explicación.
Los hombres deberían saber que sus glorias de ricachones pasadas con otras mujeres en otros tiempos y con billeteras más abultadas, a una le impresionan de una sola manera: nos tienta a huir sin explicación, como ya lo ha hecho su ex novia.
Ellos creen que si nos cuentan qué bien la pasaron en las Bahamas con Valeria, tú lo sentirás como una promesa de que te llevará a las Bahamas también a ti. Pero no es así. Lo que una siente es que el tipo tuvo mejores momentos en su vida, y ahora nos toca conocerlo en su peor etapa de perdedor desbarrancado… ¡Y eso no es nada sexy!
Pero lo peor del asunto no es que se mande la parte con lo que se divirtió con otras, dándose la gran vida. Al contar eso está demostrando que no piensa darse la gran vida con una, porque ya no quiere gastar dinero con ninguna más. Como si hubieras llegado en el peor momento de su vida. Llegabas un mes antes y él te regalaba un coche. Pero ahora, luego de su último desengaño, te hace pagar a ti hasta la última goma de mascar.
Todo eso prueba que el hombre es un tacaño que es el peor pecado que un hombre puede cometer, si quiere relacionarse con una mujer.
No cualquiera es tacaño. No es mezquino simplemente aquel que no gasta dinero, no te presta un disco ni te convida de su emparedado. El que no gasta dinero puede no gastar por tener gustos sencillos y frugales. Puede no gastar por ser medio hippie o bohemio, y tener principios en contra de la sociedad de consumo y estar en contra de la frivolidad de gastar lo que no se precisa. Puede estar endeudado, y ahorrando para saldar sus deudas. Puede estar ahorrando para construirse la casa o para pagar el crédito bancario. O simplemente puede ser pobre.
¿Y qué es ser pobre? Uno es pobre porque nació en el lugar equivocado en el momento equivocado, porque no estuvo lo bastante atento a los vaivenes de la economía y de las oportunidades, porque eligió la carrera equivocada , porque se asoció con gente inescrupulosa, porque tuvo mala suerte en lo que emprendió o, sencillamente….porque es holgazán y no le gusta trabajar. Pero ser pobre es una condición que tampoco convierte a nadie en avaro, porque se puede ser pobre y generoso. Es más, hay muchos pobres que son tan generosos que por eso son pobres: les dan todo a los demás. Y hay ricos que lo son por no darle nada a nadie. Así que el tener o no tener dinero no es medida de la generosidad potencial de una persona.
Tener gustos frugales tampoco convierte a un hombre en un roñoso sin remedio.
Un hombre nos puede invitar a caminar por la plaza para tomar aire fresco, porque le gusta el verde, porque todos los sábados a la tarde acostumbra a hacer lo mismo o porque le encantan ver palomas y niños en los juegos. Puede convidarnos con un simple hot dog porque es un acérrimo fanático de las salchichas o porque los dos coincidieron que era el momento ideal para comerse una salchicha con mostaza. Es más, lo que marca que una pareja funciona bien es, justamente, el detalle de que pueden pasarla bien sin gastar mucho dinero. O sea que no importa lo poco que hagan, igual se divierten juntos.
Por eso en las películas románticas de Hollywood nunca vemos a Jennifer Anniston o a Meg Ryan yendo de restaurante de lujo a restaurante de lujo y visitando joyerías con sus novios, sino comiendo popcorn y caminando descalzos por la playa. Pasarla bien sin gastar dinero es sinónimo de que la pareja funciona. Aunque también puede significar que cuando los novios en la vida real de Jennifer Anniston y Meg Ryan descubran que las chicas esperan que él les pague todo cuando cada una tiene como 50 millones de dólares, a ellos se atraganten el popcorn… ¡porque también está lleno de mujeres miserables! Están las amigas que te invitan al cumpleaños y te piden dinero para pagar las pizzas, están las que te regalan un sahumerio luego de que tú le regalaste un bolso de Prada y las que les compran a los hijos la ropa en ferias americanas mientras ellas se visten en Cacharel. Pero sigamos hablando de hombres mezquinos, que para hablar de mujeres hay que hacer otro libro.

¿Qué es ser tacaño?
Como vimos, no planear salidas de lujo no es sinónimo de mezquindad.
¿Entonces, qué es ser tacaño?
Tacaño es el que tiene, pero no quiere gastar. Y el peor tacaño es el que ama más a sus billetes que a ninguna mujer, y no piensa desprenderse del dinero por estar con su chica.
Tacaño es el que siempre quiere quedar bien al más bajo costo, o – de ser posible – quedar bien gratis. Y si esto no es posible, tampoco le importa un pepino quedar bien.
Los tacaños quieren demostrarnos que ellos son el jet set, lo más top de lo top, y que han gastado mucho para mantener su alto status y su elegante nivel de vida. Pero no contigo. Lo que nos hace sospechar que nunca hizo ni podrá hacer ni la mitad de todo lo que nos cuenta. Tacaño y mentiroso son dos cosas que van juntas.
Los mezquinos siempre tienen mil pretextos para no gastar un peso. Pueden decirnos que no tienen ganas de salir, ni hambre, ni sed, y que la pasan genial con sólo ir caminando del brazo contigo sin hacer nada que demande abrir la billetera. Nos dirán pavadas increíbles como “el cine me aburre” o “estoy tan bien contigo, que así sentados sin hacer nada de nada, me siento genial”.
Si por casualidad (y por error) ambos hubieran incurrido en alguna actividad que requiera ser pagada, apenas recibida la cuenta, el roñoso objetará una serie de pretextos diversos con tal de no pagar, que irá usando alternativamente según la ocasión, a saber:
-No tengo cambio...
-Me olvidé la billetera, qué bruto
- Tengo que ir urgente al baño, paga tú y después arreglamos.
-Mañana tengo que cobrar 3000 dólares. Hoy me pescas sin un centavo, discúlpame.
-¿Cómo? ¿Aquí no aceptan la American Express Golden Platinum?
-Caray, no está el dueño que es amigo mío… ¡y justo no traje nada de dinero!
-Hoy te toca pagar a ti, muñeca.
-¿Recuerdas esa apuesta que te gané…?
- No tengo hambre, mejor no comamos.
- Nunca llevo plata porque no soy consumista.
- No traigo dinero porque podrían asaltarme.
- Qué pena que no me conociste cuando estaba forrado en dinero, nena.
- ¿Tu no eras feminista? Pues, hazte cargo y paga la cuenta….
- ¡Me encanta que una mujer me invite!
- No pienso dejar propina porque nos atendieron espantosamente mal.

Recursos miserables

Los roñosos tratan por todos los medios de instalarse en nuestra casa.
Para ellos nuestro mínimo monoambiente es la sucursal del paraíso.
Dicen que pasan a buscarnos para salir, pero una vez que entran y se sientan en un sillón, no se mueven más. Pretextos, les sobran: “¿Y si nos quedamos aquí, que está tan agradable, tranquilos, los dos juntos?”. Nunca quieren salir porque, según ellos, los días de semana no hay nada para hacer y los fines de semana toda están lleno de gente que te pisa. Entonces se enclaustran en tu casa.
Y allí ubicados, arrasan con todo lo que ven en la heladera, para terminar llorando sobre un vino que guardábamos desde hace diez años para una ocasión especial (que no es ésta), al recordar lo que gastaron en mujeres frívolas y lo caras que están las tablas de wind-surf… ¡lamentando que no tienen una moneda para invitarte a tomar un trago!
Todo eso, claro, tomándose hasta la última gota de tu Chablis, y comiéndose hasta el último de los bombones que te regaló tu padre en tu cumpleaños tu vecina…él no te regaló nada. Es que los tacaños jamás recuerdan nuestro cumpleaños, nuestro aniversario, ni que es Navidad. Y cuando se lo hacemos recordar, nos dirán que “el amor se demuestra todos los días, no con regalos o con cosas materiales”. O luego de pasada la fecha te dicen: “Te lo debo”, “No tuve tiempo de comprarte nada”, “No sabía qué regalarte... ¡Si tú tienes de todo!”, “Todo lo que está de moda es feo”, “No conozco tu talla”. “Estaba todo cerrado...”, “No conozco tus gustos”, “Las mujeres son muy exigentes “, “Las flores son para los muertos”, “Los bombones engordan” y otras sandeces por el estilo.
Lo peor de los roñosos es que no se enteran de que lo son.
Ellos creen que son románticos.
Jamás te dicen “¿Vamos a ver una obra de teatro?” sino “¿Vamos a ver las estrellas?”.
No te dicen “¿No tienes antojo de comida francesa?”, sino “Esa Coca Cola que tomamos en el kiosko me quitó el hambre”.
Se niega a comprar golosinas en el cine porque dice que masticar en la película es una falta de respeto al séptimo arte. Si insistes en comer algo, te compra el chocolatín a la salida del cine, como toda cena. Y si insistís aún más, te dirá que le duele el estómago, que no se siente bien para comer, o que estás gorda y deberías pensar en hacer ayuno.
Los miserables son muy estratégicos para cuidar el dinero.
Te llevan a comer el plato turístico de 7 pesos cuando no somos turistas, el menú ejecutivo cuando no somos ejecutivas, el menú infantil cuando no somos nenas y tenedor libre del restaurante chino cuando no somos chinos. Así que ya sabes: el miserable nunca te lleva a comer comida para gente normal. ¡Porque él no es normal!

¿Por qué el varón debe pagar la cuenta?
Ya sabemos que eso de pagar gastos les cuesta a todos por igual. Y que es muy moderno dividir la cuenta en partes iguales, y que hay mujeres que lo aceptan
con tal de salir con alguien. Esto vale muy bien entre amigos. Pero una vez que hubo besos, mimos, y hasta sexo entre ambas partes… lo justo, sexy, y varonil es que el varón pague la cuenta. Y por un simple motivo: por más métodos anticonceptivos que existan hoy en día, siempre hay un margen de riesgo de que una quede embarazada. Si él no paga la pizza, está dando por sentado que tampoco podrá pagar los pañales, la leche y la escuela de un probable futuro hijo. Y eso sí que es poco varonil.
La función del hombre es proveer. Más allá de que haya mujeres solas que conservan sus empleos, consiguen su paga a fin de mes, tienen hijos y prescinden de la ayuda económica de los hombres, para todas ellas todo se le hace todo mucho más cuesta arriba que para un hombre. Incluso conseguir trabajo es más difícil: siempre se prefiere un hombre y a ellas les pagan menos. Por ello, lo menos que puede hacer un hombre es pagar los gastos de la novia.
Si él es oficialmente pobre, que invente planes gratuitos, como invitarla a caminar por la playa o la orilla del río, o entretenerla con largos paseos en bicicletas y maratónicas sesiones de televisión. Pero eso de “salgamos y tú paga tu parte” o “me tendrás que invitar, preciosa” es inaceptable.
Si paga la mujer, aumenta la promiscuidad y la falta de responsabilidad masculina. Un hombre que paga por cada mujer con la que sale se fijará con mucho más cuidado si realmente quiere algo en serio con una mujer o no….porque el bolsillo no le dará para salir con muchas.
Como ningún tipo quiere gastar mucho en una mujer que sólo le interesa para un revolcón apurado, el hecho de tener que pagar hará que él haga perder tiempo a menos mujeres e invite sólo a alguien que realmente le interesa. Y con este sistema terminamos para siempre con esos que te invitan una vez y se borran para siempre.
Las mujeres deben exigir que los hombres paguen todas las salidas, que es la manera humana de ver cual es el macho más valioso de la manada. Entre los animales, los machos se pelean entre sí para quedarse con las hembras. Entre los humanos, tienen que mostrar la billetera. Quedarte con uno que no paga equivale a conformarte con el peor macho del grupo. Y en verdad estás en todo tu derecho de quedarte con el mejor, o con quien pueda demostrara que te pueda dar una vida digna a ti y a tu prole. Si trabajas, que tu dinero sea para ti, no para pagarle las salidas a un tacaño. Si quisieres agasajarlo pagando tú, que sea la excepción, no la regla.
Y esta no es una idea interesada, sino todo lo contrario. Después de todo, lo que a las mujeres más nos interesa a ellos les sale gratis: para hacer el amor ni siquiera necesitan pantalones.

33 comentarios:

Luiso dijo...

En el reino animal, los machos de algunas especies suelen buscar la mejor hembra, que les asegúre la continuidad genética...
Por lo que voy al pago compartido 50-50, y si la mina es muy fulera, hasta 30-70.

Sinaloa dijo...

Jaja Pienso que mientras sigamos enfocando las diferencias, habrá material de sobra para divertirnos (si es eso lo que buscamos).

Ana von Rebeur dijo...

Las diferencias existen, cariño. Hay que marcarlas claramente para que las veamos y zanjemos. Nadie hace un puente donde no ve la zanja.
Mientras tanto, el sentido del humor nos va rescatando ....

mamut dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mamut dijo...

He borrado mi anterior comentario, no lo consideraba ni procedente ni explícito.

El tema se lleva, tal y como apunta la autora, al area financiaera. La mujer elige, pues, al macho que enseña una mejor billetera, sí... pero le conviene al hombre??? La mujer buscará al hombre de más dinero, evidentemente, pero a este no le conviene para nada ese tipo de "mujeres".

La razón es muy simple y para ello llevamos la conversación al plano económico que tanto gusta a la susodicha autora. Si yo, hombre, me relaciono con una mujer así, que busca al hombre con más dinero, salgo perdiendo, dado que es posible que yo siga generando cada vez más cash flow, esto es, más flujo de dinero.

Ahora nos preguntamos... ¿Y qué pasa con esa presunta belleza de mujer con la que decidimos compartir la vida? Pues es muy sencillo, esa "mujer" cada vez es más vieja, menos bella, su caracter se agriará más... en definitiva y empleando términos contables: es un bien que se deprecia y tiende a tener un valor cero. Así pues... por qué he de echar billetes para sostener a un bien así??

De esta manera vemos que el argumento elegido por la autora, el de la billetera, es muy poco afortunado, pues es mejor un "leasing", dado que alquilas un activo y al final si quieres lo compras y si no... pues nada.

Ahí es donde adquiere especial trascendencia el trabajo de las prostitutas (ojo, las prostitutas no son nombradas en el post de la autora, sólo las "mujeres" que eligen a su hombre por lo generoso y la pasta que tenga, tal y como indica en el segundo párrafo comenzando por el final). Ellas (las prostitutas) te cobran por un servicio y durante el tiempo que ha transcurrido este el bien (la mujer) no se ha depreciado prácticamente nada, de la misma manera que el hombre no habrá aumentado su capacidad de generar más cash flow. Conclusión: equilibrio entre las dos partes.

¿Cosifico a la mujer? Por desgracia sí ya que la autora no da más alternativas con sus planteamientos, según los cuales el hombre debe pagar y mucho por los favores emocionales de la mujer.

En resumidas cuentas, yendo al apartado económico que tanto se defiende en este artículo es mucho más práctico el uso de la prostitución que el intento de la consecución del amor y/o de la vida en pareja con mujeres que se tienden a medir a los hombres con baremos como el dinero o la cantidad de este que estén dispuestos a gastar en ellas.

La diferencia entre una prostituta y otra de estas "mujeres normales", es que mientras la primera te da lo que pactas y a un precio determinado, las segundas van a por la pasta... y después vete tu a saber si hay amor, o que demonios hay (bueno amor por el dinero sí que hay, y mucho, en exceso, diría yo...).

Saludos de un desengañado de estas "pobres mujeres" que desean a un hombre con mucha pasta.

Reina garnacha dijo...

Me gustaría preguntarle a la autora, que pasa con las mujeres de 51, como la que escribe, que ya es menopaúsica y el argumento de la prole no le va para nada ..... Soy divorciada y hace 6 meses estoy saliendo con un hombre de mi edad, también divorciado, que empezó -ahora- con este planteo.Qué desgracia!!!! El príncipe azul siempre destiñe ...jaja!!

Deambulante dijo...

En mi caso, sin afán de alardear, gano bien y me alcanza tranquilamente para pagarle sus gustos a una mujer. O como yo diría "mantenerla" que al final es una palabra que define mejor lo que tu quieres de un hombre. Tu quieres un hombre que te mantenga. El problema es que a mi ese tipo de mujeres "mantenidas" es la que más repulsión me da. Y te aseguro que con muchos es igual.

Recuerdo toparme con una mujer como tú alguna vez y me sentí utilizado. Al darme cuenta que que ella me escogió por que podía pagarle sus gustos me hizo sentir desprecio por ella. Así como lo siento por ti al leer tu artículo.

Desprecio por que sabía que yo no le importaba en lo absoluto, sino mi dinero. Pero más que todo por lo miserable que se veía entonces, por lo patética que resultó luego de que saque la conclusión de que ella no pueda con sus propios medios costeare sus salidas y tenga que depender del instinto sexual de un hombre para alimentarla. !Por favor ustedes valen más que eso¡ Al final me conclusión fue "Me sale más práctico ir con una prostituta que sabe que lo es. Con ella esta todo claro, ella recibe mi dinero y yo disfruto de su compañía, y satisfago mi deseo sexual, y si es buena en lo que hace me convencerá de que esta interesada en mi y hará que vuela a gastar dinero en ella. Dependiendo de que tan buena esté pagaré más, pero el servicio sera bueno igual, al final ella gana dinero y yo satisfago mis instintos sexuales"

Pero nadie quiere vivir de ese tipo de acuerdos que al final solo nos satisfacen momentáneamente. Todos necesitamos a alguien que nos acompañe, alguien a quien amar y que nos ame por lo que somos. Que cuando todos se hayan ido porque no tenemos nada que ofrecerles, se quede con nosotros porque simplemente te quiere a ti. Que cuando toda tu belleza y juventud se haya ido, o un accidente te la haya quitado se quede porque ama lo que eres y no lo que tienes. Que extrañe tu presencia y no tu dinero. Inclusive yo sueño con amar a alguien tanto que ni la desfiguración ni la desgracia me haga alejarme de ella sino aferrarme más porque se que me necesita.

No me entiendas mal, no soy un tacaño, yo lo daría todo por la mujer que amo, le complacería, le regalaría lo mejor, la haría mi reina. Pero antes debo saber que no espera eso de mí y que no necesita de mi dinero.

Liliana dijo...

Respondiendole a DEAMBULANTE...creo que todavia no conocio la persona correcta.No todas buscamos que nos hagan bellos regalos, ni nos lleven de viaje en un cruzero, etc. Tenemos la esperanza de encontrar un buen hombre que nos respete, nos ame y que sea fiel, con eso ya nos sentiriamos satisfechas...

Anónimo dijo...

es el texto mas repulsivo que vi en mi vida. no se le cae una gota de humanidad, y dudo mucho que la autora de esto sepa siquiera remotamente de qué se trata el amor. en fin, creo que es bastante obvio por qué la autora atrae a los hombres que describe en su texto. a las mujeres que lean esto, no se preocupen, hay hombres buenos que estan interesados en amarlas de verdad por lo que son, en lugar de adoptarlas como mascotas humanas segun cree la autora que es lo "natural". asco me dio leer esto.

Anónimo dijo...

Resumen de todo esto:
La mujer no ama al hombre, sino a su billetera

Anónimo dijo...

que estúpido tu blog,perdi 2 minutos de mi vida, todo lo escribes desde la primicia que el hombre debe pagar ? y porque si hoy el dinero cuesta igual para todos y las mujeres trabajan escribe lo mismo pero desde una mujer

Defremte dijo...

Relájense todos!! LAS MUJERES NO NOS FIJAMOS EN LA BILLETERA (al menos no una verdadera MUJER)
Pero creo que un hombre que paga la cuenta, es orgullosamente... UN HOMBRE! uno que es conciente de que lo es, y demuestra su caballerosidad. Desde hace mucho se sabe que el hombre PROVEE, PROTEGE. LA MUJER ES UNA GRAN ADMINISTRADORA, ella debe aceptar lo mucho o poco que su amado, le pueda ofrecer y buscar la economía no el derroche. Así que estoy de acuerdo con que sea el hombre que pague(con gusto, porque debe ser un gusto para él, complacerla) A una mujer el gesto de que él pague la cuenta, le brinda seguridad :) la hace sentir agasajada... y a veces o cuando él no pueda, ella se encargue.. y estoy segura que también lo hará con gusto. Lo digo yo, que en antiguas relaciones he aceptado 50-50, porque sabía que mi novio no contaba con mucho dinero, y eso me parece totalmente justo y razonable. Pero siempre me sorprendía con detalles y esfuerzos que valían todo :) SEAMOS MÁS GENEROSOS!! CHICOS MIMEN A SUS CHICAS!!!! y .. CHICAS DÉJENSE MIMAR!!! no se fijen en cuanto gastan o no!! la vida es una, y mientras puedan, COMPARTAN LO QUE DIOS LES DÁ!! Saludos a la autora, me parecen interesantes los temas que tocas!!! Este es mi blog : http://defremte.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Dejen les comento, tengo meses que termine una relacion, durante ésta yo costeaba las salidas pues sabia que mi expareja no tenia dinero en aquel entonces, durante ese tiempo la apoye tanto a ella como a su familia llendo por ella a su trabajo, comprandole ropa y pagando nuestras salidas pues disfrutaba su compañia, ella decia que cuando estuviera mejor economicamente me apoyaria, alcabo del tiempo ella consiguio trabajo y con esfuerzos se hizo de su coche lo cual yo respete y la segui apoyando en las salidas para que ella pudiera hacerse de uno, despues quiso estudiar una maestria lo cual tambien la apoye en las salidas durante ese tiempo,despues se quiso acer de otro coche mas nuevo y tambien la apoye, cambio de trabajo y economicamente le iba mejor y yo tambien cambie de trabajo y economicamente estaba mejor asi que le empece a plantear la idea de ahorrar para formar un hogar a lo cual accedio pero queria seguir saliendo y gastando, y apenas le hacia un comentario de que teniamos que ahorrar y se molestaba saliamos y el apoyo o la generosidad que ella me habia prometido nunca llego,incluso ya ni era cariñosa, que si hubiera seguido siendo asi de cariñosa no me hubiera importado seguir pagando las salidas, entonces yo empece a dudar de la relacion, y yo cambie ya no le compraba tanto ropa como antes por lo mismo que estaba ahorrando para la casa, y pues cuando lo hacia ni si quiera un gracias de su parte recibia, pienso que en una pareja se trata que los dos ganen pues debe de haber justicia e igualdad, si de vez en cuando ustedes mujeres tambien ponen su parte creanme que en sus relaciones van a tener mas valor pues estan aportando algo mas que su ser y demuestra que saben compartirse y son capaces de mejorar como persona para bien de la relacion y eso que dice la autora que las mujeres tienen el peligro de quedar embarazadas y por eso el hombre tiene que pagar todo, creeme AUTORA que un VERDADERO HOMBRE que en verdad te ama te cuidara para que esto no suceda ya sea si el paga las salidas o no, pues te respeta como mujer.
Ahora que terminó mi relacion me da gusto porque imaginense estar casado con alguien que ni en el noviazgo fue capaz de compartirse, Asi que piensenlo mujeres, porque no sentimos utilizados, porque si ya no hacemos eso y ustedes cambian nos ponen a pensar si realmente estan con nosotros porque nos aman o quieren o si es por la billetera.
Ahora en este siglo en el cual la mujer es mas activa en el mundo de los negocios y algunos papeles que hacia la mujer el hombre los tiene que tomar para hacerlos suyos y compartir responsabilidades si no entonces para que querian la igualdad??? osea que en unos aspectos quieren la igualdad y en otros no? Ustedes que piensan mujeres del siglo XXI?

Anónimo dijo...

la autora es una idota

Anónimo dijo...

Lo mío creo que fue más grave aún. El 2013 fue para mí un año lleno de enfermedades, turbulencias y recuperaciones. Primero, camino al trabajo, un mal movimiento hizo que me cayera del tren, rompiendome un tobillo. Mi ex-mujer, al principio, me atendió bien en mi casa, los gastos de tramites médicos los hacia ella desde mi cuenta bancaria, pero tambien he notado que habia otros gastos que no eran medicos (ropa femenina de moda, zapatos, etc.) que no me habia avisado. Cuando se los mencioné y le pregunté por qué no me avisó, se puso molesta. A mitad de año, una peritonitis que casi me mata. Luego de la operación y durante internación y recuperación, mi ex-esposa, al atenderme, me pedia un viaje para las vacaciones. Le dije que me gustaba la idea, pero que espere a que me recupere bien de salud y financieramente (gano bien y ella tambien trabaja y gana buen dinero). Se puso peor que la vez anterior, así que para calmar las aguas, le dije que sí, que haremos un viaje en crucero. A mediados de noviembre de 2013, el "golpe mortal": Tuve hepatitis. Ella le pregunto al médico si podía hacer algo para acelerar la recuperación. El doctor le dijo que lo normal va de 25 a 45 días. Ella se tranquilizó con esa respuesta. Pero luego se me complicó la enfermedad y tuvieron que internarme. El viaje estaba planificado para enero, pero lo tuvimos que cancelar debido a mi enfermedad. Y ella, en plena cama de la clinica, me dijo: "Esto así no va más. Yo soy tu esposa, no tu enfermera. Cuando salgas, te pido el divorcio". Ahora lo estoy tramitando. En fin... No es que hay que estar en las buenas y en las malas? O sea, lo mío no es tacañería o mezquindad de mi parte, sino falta de lealtad (no infidelidad) por parte de ella. Siempre la proveí, salidas nunca faltaron. Nunca pagó nada de la casa porque "vos sos el dueño de la casa desde antes de conocerme. Hacete cargo de los gastos de tu casa." (sic.). Y la tarjeta de crédito de ella la tenía que pagar yo porque yo tenía que ser "hombre, pero tambien caballero". Espero que el divorcio no tarde mucho y a los hombres les digo: UNA PROSTITUTA ES MUCHO (Y POR LEJOS) MAS LEAL Y SINCERA QUE MUCHAS MUJERES "DECENTES"!!!

Anónimo dijo...

Debo de entender que te sientes más mujer porque no das golpe...aplauso...con mujeres como tú por ahí ¿de qué vale el feminismo?¿qué sentido tiene tener derechos si no haces nada y eres una carga...? esa bicoca ya no dará para más si se sigue tu política... aparte nos dejáis mal a las que sí trabajamos...genial, oye, el próximo artículo lo puedes hacer acerca de porqué se suicidó tu gato, te doy una pista: le pagó tu perro...

Anónimo dijo...

Bueno yo creo que la autora, tiene razón en cuanto, a que si el hombre no tiene dinero para salidas, tampoco lo tendrá para pañales, ¿Pero hay pañales tan caros?, o escuelas, caras si o si?.. lo más caro son justamente las salidas, el ocio, el que ha salido con su pareja, lo sabe, "es muy caro andár dando vueltas como satelite" por lo menos en mi paìs Argentina. Despues no entiendo eso de decir, que el hombre pobre te lleva a caminar... ¿de que habla del hombre Rata con dinero?, ¿o del hombre pobre que lo mismo quiere una relación?... que raro que no aya dicho, que este último no merece tener una relación y chau, que diga que es cosa de adinerados.. todos los que alguna ves estuvimos de novios, sabemos que tenemos que gastar, pero tampoco estamos para mantener caprichosas, que quieran salidas, siempre, es verdad lo del mono ambiente, hay veces que uno quiere tirarse en el mono ambiente, pero "no siempre", no generalicemos, como no siempre, hay que salir.. debe haber un equilibrio, ¿y por que el hombre debe pagar todo?, esa parte no la entendí ni la voy a entender jamás, si hay un sentimiento "de amor", por que mezclarlo con la "viveza".. está claro, que el amor no llena la pansa, y de salidas a bailar, y a cenar, pero "la generosidad es tanto para hombre como para mujer". Ahora si la mujer, quiere vivir de arriba, o con un hombre que la mantega, por que ya pasó los 30 ampliamente, o por que quiere, que sea sincera con sigo misma, y diga "quiero sexo (por que no me vengan con eso que no sienten), y quiero dinero (marido con posición economica), y lo del amor... SOLO CUATRO LETRAS.

Yev dijo...

Pues yo vengo de un pais donde los hombres se ofenden si una mujer tiene esa mentalidad (de que ellos tienen que pagar a fuerzas)(Canada). Y me c*ga. No es necesario buscar a un hombre rico pero aunque no tiene tanto dinero, tiene que pagar por la mujer, simplemente porque es sexy, es varonil y... hombre! Por eso prefiero la mentalidad de los latinos, por eso los gringos y los canadienses no me atraen... no es por el dinero, porque lo tengo, sino porque es el deber del hombre y eso te hace amar y respectarlo mas. Es mi opinion.

SoyMujer dijo...

Cuando estas saliendo con alguien o ya son novios, lo mas normal es que el hombre pague las salidas, incluyendo motel, cena etc. Otra cosa sería que le empiece a pagar los taxis, los gastos personales... hay que diferenciar un poco esto y es que cuando nos están conquistando pues deben lucirse y pedir la mitad de todo hasta para "comérsela" vulgarmente hablando, ps no estamos en nada... nada en la vida es gratis, todo cuesta... y si no quieren gastar pues, salgan con los amigos y reclamen picos y mimes de alguna borracha que al otro día ni recuerde nada.

Anónimo dijo...

Vaya idiota mujer la autora y todas las que piensan como ella, eso de que el hombre debe pagar, verdaderas patanas y estupidas

Anónimo dijo...

que asco de articulo, jajaja

Anónimo dijo...

quien escribió este post seguramente debe ser una mujer pegada a la billetera de un hombre, yo en lo personal he experimentado una relación de 4 años en donde siempre pagaba yo todas las salidas los viajes, absolutamente todo, pero llega a un punto en donde estas en aprietos y te das cuenta que ahí la mujer no te ayuda ni te entiende, este tipo de mujeres no valen la pena, si se van a enamorar de una mujer, que sea una mujer trabajadora y que de vez en mes quiera invitar algo o por lo menos pagar la mitad de la salida, no digo que pague siempre por lo menos me conformaría con que pague una vez al mes o que ayude en algo, todo esto lo digo por experiencia propia, por mas enamorado que estén primero vean que la chica no sea una vividora asi como las describen en este BLOG!

Merce la Poni dijo...

los hombres son todos unos codos que van a lo mismo,estoy de acuerdo con este post, aquí paga el novio y santas pascuas, yo he salido con chavos codos y tacaños que solo me querían para culiar este post lo dice todo,

Anónimo dijo...

mira tío, acabo de leer tu comentario y es que eres peor que un codo, aquí pagan los novios, mira, las mujeres buscamos seguridad en los novios, y claro, además de no pagar nada ya muchos se visten fatal y sólo quieren tema, así que cálmate

Anónimo dijo...

Como se nota que soys de sociedades donde abunda el machismo y estáis poco atrasados social y culturalmente.

Donde se demuestra realmente que una persona le importas no es en lo mucho que te de ni en lo material, sino que esté ahí a tu lado y te respete.

Por favor, igualdad para todo, y no sólo cuando les interesa a ellas... Todo son ideas preconcebidas que os han metido y enseñado desde niños, o caso el dinero entiende de sexos?
Mientras haya tíos machistas siempre habrán mujeres igual de machistas e interesadas que para mi poca diferencia hay, obviamente es una inversión para ellas, y mientras haya tíos que no les guste quedar por ·debajo· de ellas o se sientas avergonzados por no pagarles ( cosa que no debe existir ningún motivo) pues siempre habrán estas diferencias.


Lo de pagar las cuentas es algo:

1º Hablado que debe salir de la persona ( bien sea ella o él el que invite) No es lo mismo decir vamos a comer que decir te invito...

2º Nunca debe ser algo obligado o prejucioso como plantea la INTERESADA DEL BLOG


3º Depende de las circunstancias económicas de las dos personas y la confianza que se tengan unos y otros, obviamente un tío no va a estar cargando los gastos de una chica que acaba de conocer aunque le guste a el.

Tema a parte, estoy de acuerdo que hay tíos simples que esperan seducir chicas dándoles regalitos, pagándoles la cuenta siempre y demás, pero no saben que solo atraerán chicas interesadas, pero como ellos son igual de simples, mientras que sacien sus ganas de tener sexo es sufiente. Tal para cual, es una simbiosis consentida... Señoritas que poco les falta para ser prostitutas y puteros que pagan para obtener sexo.



Viva las mujeres independientes, maduras que no dependen de nadie, aquí en ESPAÑA la mujer es más independiente y trabaja, claro que siempre habrán niñatas y poco mujeres que viven mantenida de otros con poco nivel social e intelectual.

Anónimo dijo...

Anónimo Anónimo dijo...
Como se nota que soys de sociedades donde abunda el machismo y estáis un atrasados social y culturalmente.

Donde se demuestra realmente que una persona le importas no es en lo mucho que te de ni en lo material, sino que esté ahí a tu lado y te respete.

Por favor, igualdad para todo, y no sólo cuando les interesa a ellas... Todo son ideas preconcebidas que os han metido y enseñado desde niños( ellas en la casa con los hijos y ellos trabajando), a caso el dinero entiende de sexos? Pues no, hoy en día los dos trabajan.

Mientras haya tíos machistas, siempre habrán mujeres igual de machistas e interesadas que para mi poca diferencia hay, obviamente es una inversión para ellas, y mientras haya tíos que no les guste quedar por ·debajo· de ellas o se sientas avergonzados por no pagarles ( cosa que no debe existir ningún motivo) pues siempre habrán estas diferencias.
Para mí igual de tacañas o más son ellas, que a parte de no invitarte también al hombre, no se quieren hacer cargo de lo suyo...


Lo de pagar las cuentas es algo:

1º Hablado que debe salir de la persona ( bien sea ella o él el que invite) No es lo mismo decir vamos a comer que decir te invito...

2º Nunca debe ser algo obligado o prejucioso como plantea la INTERESADA DEL BLOG


3º Depende de las circunstancias económicas de las dos personas y la confianza que se tengan unos y otros, obviamente un tío no va a estar cargando los gastos de una chica que acaba de conocer aunque le guste a el, le invitas y luego al día siguiente desaparece, para qué gastarse en una tía que luego no verás más.

Tema a parte, estoy de acuerdo que hay tíos simples que esperan seducir chicas dándoles regalitos, pagándoles la cuenta siempre y demás, pero no saben que solo atraerán chicas interesadas, pero como ellos son igual de simples, mientras que sacien sus ganas de tener sexo es sufiente. Tal para cual, es una simbiosis consentida... Señoritas que poco les falta para ser prostitutas y puteros que pagan para obtener sexo.



Viva las mujeres independientes, maduras que no dependen de nadie, aquí en ESPAÑA la mujer es más independiente y trabaja, claro que siempre habrán niñatas y poco mujeres que viven mantenida de otros con poco nivel social e intelectual. El tradicionalismo de algunas de vosotras me lo paso por los hue... porque algunos tenemos personalidad y somos un pelin mas inteligentes que otros.

Unknown dijo...

Yo concuerdo ala vez y no con que las mujeres paguemos nuestras cuentas,yo sé que trabajar es cansado y ganarse el salario es difícil y a mi por ejemplo yo pago mitad y mitad, pero ahí hombres que ven ese tipo de cosas, se montan, de una manera, a tal punto, que es increíble a los hombres no se les puede dar la mano porque agarran hasta el codo y es increíble lo descarados que pueden ser.

Anónimo dijo...

Salir con un hombre que pudiendo hacer el gasto, te pide compartirlo, no solo me quita el erotismo sino que siento que estoy con una amiga.

Anónimo dijo...

Debería darte verguenza, como periodista, publicar tantas estupideces sexistas. Cualquier lector racional esperaría argumentos mucho más inteligentes y menos facilistas. ¿Por qué no investigas un poco más acerca de la vida de mujeres exitosas? Ellas, a diferencia tuya: no necesitan acudir al sexismo para plantear sus derechos. Ponte la falda y aprende de las mujeres de verdad.

rocio acosta dijo...

a mi me parece que elhombre debe pagar , sinopara que carajos pretende salir con una chica, para llevarla a mirar el pasto? no hombre la autora tiene mucha razon ,las mujeres siempre vamosa preferir a un hombre generoso que demuestre que no se reserva para nosotras y a medida que eso pase se llega a tenerles cierto cariño y nadaque ver con servividora ,vividora seria pedirle un porcentaje de susueldo para los gastospersonales deuna

Jorge Alberto Palacios Ruvina dijo...

Porque mejor no son mas sinceras y que digan cuanto cobran por estar con un hombre y normal, se les paga por cada salida y encuentro sexual que hay, nada mas y asunto arreglado. Pero eso si, no hay romances todo es un intercambio de moneda y nada mas, no hay derecho a reclamos, por lo tanto se sale con otras chicas.

Unknown dijo...

Que graciosos son todos los hombres que critican el artículo, seguramente ellos escogen a una mujer por sus valores, no por su fisico, y sepan esto bola de ingenuos, ninguna mujer autosuficiente y guapa va a pagarles el cine, la cena y el hotel,hasta que se lo ganen, a los únicos hombres que una mujer mantiene es a los hijos.

Zeukrob dijo...

A la última que comentó, y muchas más, le digo que es una machista, que al menos reconozca que lo es. Debes ser de las feministas hipócritas que reclaman igualadad solo para lo que les conviene, mientras quieres mantener a perpetuidad las atenciones especiales machistas. Lamentable que gran parte del machismo sea promovido por las mismas mujeres, que pena por aquellas que nacieron en países islámicos que sufren con sangre el machismo mientras tú, y muchas más, con esta mentalidad basura se ríen de todas ellas. Una mujer que da favores a cambio de dinero es simplemente una prostituta. No te quejes si un día te agarran a palos porque la cena esté fría o las camisas mal planchadas. Hoy, en pleno siglo XXI, los gastos se comparten.