lunes, 19 de enero de 2009

Mujeres que hablan solas


Demasiadas mujeres me hablan contando que están rompiendo con relaciones de larga data debido a que se encuentran en pareja con hombres que las someten a un silencio que ellas ya no toleran .
Ya hay una entrada en este blog que explica por qué los hombres no hablan. Pero una cosa es entender sus razones para no hablar, y otra muy distinta es resignarse a soportar una vida de silencio.
Muchas hemos visto a esas parejas que entran a un restaurante, donde él no habla, y ella intenta sacar conversación comentando qué lindas cortinas tiene el local, si eligirán los ravioles o el pollo, y si beberán vino o cerveza. Y luego hemos visto cómo- si ella no saca tema acerca de los comensales que los rodean, o le cuenta a él algo de su prima mientras él se enfrasca en trozar su carne-, el diálogo muere de inanición. Y todas hemos dicho "eso jamás me pasará a mi" . La realidad , querida amiga, es que acaba pasándote.
Y lo que es peor, él no te habla en el restaurante , no te habla en casa- " porque está cansado"- y no te habla en un viaje de 20 horas en el auto cuando ambos salen de vacaciones a un lugar lejano donde descansar, donde ...él tampoco te habla, " porque está descansando".
Hay gente que puede decirte " lo que pasa es que las mujeres hablan mucho, y por eso no dejan hablar a los hombres".
Esto es falso, dado que está probado y comprobado que aunque te calles y le des lugar para el diálogo y hasta lo incites a dialogar, él hombre sigue mudo.
Muchas han intentado cerrar el pico, obteniendo a cambio una semana de silencio que no logran ni los monjes de clausura que hacen votos para no hablar .
El tema es que las mujeres , si no hablamos, nos aburrimos y nos sentimos solas. Sentimos que no hay comunicacion, sin comunicación no hay feedback ni puntos de contacto con el otro, y si no hay contacto...¡que nos digan los hombres de qué manera se puede sostener una relación donde la única que " saca tema" de conversación es ella!
Es más, dado que este es un problema universal, cabe pensar que si los sentimientos y la conexión con el otro para una mujer pasa por el diálogo, ¿por qué los hombres no se molestan en buscar la posibilidad de diálogo con la mujer que quieren, o dicen querer?. Es decir: ¿Cómo puede un hombre decir que quiere a una mujer si no busca dialogar con ella? ¿ Como quiere tener sexo con ella si no le ha hablado antes?
No digo que un hombre que siempre ha tenido más o menos la misma capacidad de conversación de un bivalvo marino ( ostra, almeja, berberecho..el que más te guste) se convierta de un día para el otro en un convesrador fascinante. Lo que digo, es que si notan que nosotras hacemos un esfuerzo por comunicarnos con ellos, ellos sean tan justos como para apreciar nuestro esfuerzo haciendo un esfuerzo paralelo en responder a ese estímulo como la polilla responde a la luz.
Pero ahi estamos las mujeres hablando y los hombres ...sin responder. No seamos injustas : a veces dicen " Ajá". Pero eso no significa que nos hayan escuchado, y un monosílabo tampoco es mucho estímulo como para continuar un diálogo.
A veces escucho a las mujeres , por ejemplo en un restaurante, hablando con su hombre de turno y me apeno por ellas, por los esfuerzos denodados que hacen por lograr comunicarse con su macho.

- ¿ Como fue tu día, querido?
- Bien.
- ¿ Te está yendo bien?
- Si. Como siempre.
- Pero tú...¿ cómo estás?
- Bien .
- ¿ Puedes ampliar el concepto?
- Bien.... Cansado.
- ¿ Por?
- Mucho trabajo.
- ¿ Más trabajo de lo habitual?
- No, lo mismo de siempre.
- ¿ Quieres contarme algo?
- ¿ Qué quieres que te cuente?
- No sé, cariño ...de tu trabajo ...de tu vida...
- No pasa nada.
- ¿ Alguna novedad?
- No , nada . No pasa nada.
-.... ( larga pausa) ¿ Has visto que lindas cortinas que tiene aquí?
- No .
- Miralas , ¿ no son lindas?
- Ajá.
- ¿Cómo las han puesto?
- No sé.
- ( Más pausa) Me pregunto qué hará ese viejo con esa muchacha tan joven en la mesa del fondo.
-Déjalo vivir.
- ¿ Tu saldrías con alguien de esa edad?
- No creo .
- ¿ Por qué?
- Pásame la sal. ¿ Qué dijiste?


La verdad , hermanas, esa mujer deería salir corriendo de ese restaurante en ese instante mismo, dejando la comida en el plato. Debería corre a su casa, cambiar la cerradura y tirar las cosas de él por el balcón. El puede ser un buen hombre, no haber matado a nadie, pero ESTÁ MATANDO A SU RELACIÓN CON SU MUJER.
El caso es que ella ( tú, yo , todas) no se va. Se queda, y saca temas de la galera. Y cuenta lo que piensa, lo que pensó , lo que pensará, lo que planeó y planeará ...Y al rato se empieza sentir triste, cansada, dolida, agobaiada y no sabe por qué . ¿ Te digo por qué? Porque lleva todo el peso de la pareja sobre sus hombros. Porque ella es como una radio encendida que ameniza la velada sin que el otro haga nada más que - cuanto mucho - pagar una cena que a ella le quedó atragantada por falta de comunicación. Por eso es que los hombres prefueren el cine y la tele como única actividad: ¡Aleluya , viendo una pelicula, no hay que hablar por dos horas y media!Como los directores de cine son hombres, tienden a estirar las peliculas para que sean cada vez más largas, para complace a los hombres que no quieren hablar...¡ Vamos, que todo lo que pasa en Titanic se podía resolver en 60 minutos! No soprender que su directo, James Cameron, haya terminado divorciándose de su mujer: es de los que no hablan.
Es por esto que las mujeres nos ponemos a amenizar velada tras velada, salida tras salida, vacaciones tras vacaciones, hasta que llega un momento en que pedimos el divorcio y él no entiende por qué "si estábamos tan bien" .
Alguien podrá decir " ¿ para que hablan tanto si despues se agotan de no recibir respuesta?" .
La respuesta es doble :
1) una no habla porque quiere comunicarse , sino para tratar de ver en qué tema el otro se engancha para empezar a hablar. Una va sacando temas , para estimular alotro a abrirse. Y a veces hasta sacamos temas polemicos para por lo menos discutir con el otro, porque a veces mas vale una buena pelea al silencio de tumba.
Y además ,
2)una habla para no morirse de aburrimiento. O sea acaba entreteniendo a todo el mundo para entrenerse una .

Asi, las mujeres acabamos siendo las que animan tu fiestita y las de todos. Pero ese tiene su costo: estamos entreteniendo a los hombres...¿ y a nosotras quién nos entretiene?
Digo yo ...¿ tan dificil puede ser para un hombre armar un paquete de tres temitas para llevar a cada encuentro con su mujer?
Luego de una relación de uno, dos, cinco años, todo hombre con dos neuronas debería conocer a su mujer como para saber en qué temas ella se engancha, se siente estimulada y le dan ganas de conversar. Todas las mujeres del mundo hacemos ese trabajo.
Yo sé que mi propia madre se engancha con tres temas : libros, peliculas y vidas complicadas. Cada vez que la llamo a mi madre por telefono o voy a visitarla, preparo mentalmente tres temitas para sacar si la conversación languidece: un nuevo libro que descibri ( o algo interesante que leí) , una pelicula que vi ( o que me contaron ) y qué mal la está pasando tal o cual ...Si no tengo ninguno de los tres, corro a una librería a ver libros para poder hablar de ellos con mi madre....¡ y no encuentro un hombre que haga eso por mi!
Ahora bien , si los hombres muchas veces tiene a sus mujeres de madres postizas...¿ por qué no pueden hacer lo mismo con sus esposas? ¿Cómo puede invitar a un hombre a su mujer a comer sin haber armado unos tres temas de concversacion que a ella le interesen? Si luego de un año conviviendo contigo un hombre no sabe qué te interesa...¿ para qué te quiere?.
Retomemos el ejemplo de la pareja incomunicada en el restaurante. El hombre preparado , que te ama y no quiere perderte , sacaría un mundo de respuestas de cada pregunta tuya y ADEMÁS aportaría su nuevo tema traido especialmente para ti, y lo desenvolvería delante tuyo como el mejor regalo:


- ¿ Como fue tu día, querido?
- Cansador, porque resulta que he pedido ayer que hagan ciertas cosas los holgazanes que me rodean y no han hecho ni una sola. Entonces queria consultarte a ti como puedo hacer para que entiendan qué es lo que quiero. Me encantaría saber su opinión de cómo estimular a la gente a hacer algo. ¿ Se te ocurre algo? Pero antes de hablar de ello, lo que yo quisiera saber es ...¿ como te ha ido a ti hoy, linda? ¿ Hay algo en especial que quieras contarme? Por cierto, mira estas cortinas que te han gustado la ultima vez : ya estoy descubriendo cómo las han puesto y podemos hacer algo semejante en casa .... Pero te lo diré luego. ahora dime : ¿ Cómo te ha ido hoy?


Dice una amiga que ese tipo de hombres no tolera que hables, porque quiere hablar solo él .
Otra dice que ellos no hablan porque lo que no quieren es que opines sobre lo que han dicho : como quieren ser dueños de la verdad , la guardan bajo siete llaves.
Pero no quiero ser tan pesimista de creer que el mundo de los hombres se divide en mudos y charlatanes competitivos, o que son mudos para que no los desmientas.
Creo que por alguna parte debe haber hombres de los que hablan, escuchan, y vuelven a hablar en esa mecánica deliciosa que es el intercambio de información entre las personas, tratando sutilemente de hallar ewntre farse y frase qué cosas le interesan al otro y a ti tambien , que es la base del arte de conversar. Porque conversar no es hablar solo de lo que a ti te interesa sin verificar si el otro se entusiasma. Hay gente que te habla tres horas de su perro o de su coche sin importarle que ya no estés escuchando, porque el tema te aburre porque no tienes ni perro ni coche.
El arte del diálogo reside en buscar los temas que interesen a l otro. Y sovbrte ese tema no hablar de cualquier cosa sino de las de interes periodístico, no de lo que todo el mundo sabe. Decir " mi perro quiere dormir en mi cama" es aburrido : no es novedad, todos los perros quieren eso. Decir " mi perro trae un vaso de agua a la cama y se pone mi piyamas" eso si es interesante, porque ningun otro perro lo hace .
Justamente, el dialogo es conocer "¿ qué puedo decirte yo de lo que tu tambien quieras hablar?" o " ¿ qué puedo contarte de lo que te interesa que jamás hayas escuchado?" . Es casi como componer una pieza perfecta de jazz, donde el saxo aporta al piano, el bajo se suma al trombón , la batería responde y todo es un crescendo de sumatorias que crean algo más grande, bello y complejo, unidos por un leif motif final que es como decir " estamos todos de acuerdo", y que en el diálogo en pareja se cierra con el sonido de una carcajada a dúo : la del hombre y de la mujer.
¿ Habrá hombres que quieran compartir con una mujer la música de la comunicación de pareja?
Y los que no saben cómo hacer jam sessions de amor..¿ harán el favor de aprender este arte?

3 comentarios:

Ecu dijo...

Tambien esta la posibilidad de pensar: que tipo idiota, no habla de nada! a. o no tiene vida o peor b. no tiene cerebro. Me las pico! Ay mi vida, me extrañas? bueno, o te conseguis una vida, o un cerebro, pero ami sacarme a comer para tenerme tamborileando sobre la mesa, olvidate! Convengamos que estar sola en este caso no difiere mucho de estar con un hombre asi... No entiendo en que momento una mujer puede decidir bancarse eso.

nadasepierde dijo...

me describiste a mi?????????... me hiciste reir ... me siento tan reflejada....!!! y pensaba en lo paradojico, mi pareja desde hace dos años y piquito, siempre se horroriza de las parejas que vemos en los restaurants, identicas a las que describis, y no se da cuenta que él es igual, si yo no saco tema, puede caer en un mutismo espantoso.
Algo asi como ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
Te sigo leyendo!
en eque describis

Anónimo dijo...

Las mujeres hablan demasiado. Solo por adicción:

http://www.20minutos.es/noticia/458510