martes, 9 de septiembre de 2008

Clases de mozos argentinos


Mozo en inglés se dice “ waiter” , que significa “ el que espera” . En italiano se dice “cameriere” y en español “camarero” refiriendo al que está en la cámara, sala o habitación. En francés se le dice “garçon”, que es muchacho o ….¡mozo!. O sea que un mozo de restaurante - como le decimos en la Argentina al camarero -sería luietralmente " hombre joven que está esperando pacientemente en la sala a que le pidan algo". Lo raro del asunto es que la mayoría de los mozos argentinos no son tan jóvenes ni son pacientes, ni esperan, y ni siquiera están en la sala.De hecho, la obsesión del comensal argentino es atrapar un mozo. ¿Qué decimos al llegar a un restaurante? : “Si ves al mozo, llamalo” , “ Che, no viene nadie” , “¿Hay un mozo acá? “ y hasta “¿ Te acordás de la cara del que nos atendió, así lo llamo?” El mozo argentino se caracteriza, más bien, por no estar nunca, ni cerca ni lejos, por no tener paciencia, no esperar nada, desaparecer de la vista, no escuchar nuestros llamados y tomarnos el pelo con frecuencia, para demostrarnos que el en verdad no es que quiera ser mozos, sino que es un neurocirujano o corredor de Formula 1 que está ahí por esas casualidades de la dura vida , que les puso una bandeja en la mano. Veamos cuales son los tipos de mozos nacionales:

El impaciente : Nos ve mirando el menú y nos dice “ ¿Tienen para mucho?”

El insolente : Nos ve dudando sobre la carta de vinos y dice “ ¡Bueno!” y se va .

El discutidor : - Mozo …¿ me cocina más la carne, que está cruda?
- Usted no me la pidió bien cocida, señor.
- Pero esto no está poco cocido… está crudo…
- No señor, eso está a punto.
- - No, mirelo…¡ está sangrando! .
- - Me lo hubiera pedido bien hecho y se la traía todo lo quemada que quisiera, señor.

El que siempre tiene razón: Una vez en una parrilla con salad bar , me servi ensalada de zanahoria rallada. Para mi espanto vi que adentro de la ensalada había trozos de grasa de morcilla, evidentes restos de platos ajenos. Lo llamé al mozo, le pregunté por eso y me dijo “¡Esa es nuestra ensalada de zanahoria con morcilla, señora!”.

El sobrador : Vuelve a recoger los platos cuando todos terminan y al verlos vacíos dice :
- ¡Ja!¡Parece que todo estaba horrible!¿ No?


El desubicado : Al retirar las fuentes están vacías dice : “ ¡Adiós al régimen!¿ no?”

El filósofo: Uno le reclama que algo estaba muy salado y dice “No se quejen que en el mundo hay tanta hambre que hay gente que mataría por comer una vez al año lo que ustedes acaban de comer”

El culpógeno : - Mozo , esto está frío .
-Porque usted lo dejó enfriar, señor …

- Mozo , ¿ no quedaron mollejas?
-No…¡Tendrían que haber llegado antes!

El dietólogo : Te dice “ ¿ No es demasiado, además de lo que pidieron , pedir papas fritas provenzal? “

El gourmand: : “Mire que eso no va bien con arroz”
El grosero : Te discute que eso que estas comiendo no se come así. ¿No le dijeron que el cliente siempre tiene razón?

El pedante : “ Imagino que sabrán qué son los haricots verts avec magret du canard en papillote”

El pesado : Cada cinco minutos pasa y te dice “ ¿ Todo bien? “ , ¿Está bueno?” , “ ¿Les traigo algo más?”, “¡Buen provecho!” ,” ¿ Otra agüita?” y uno le sigue pidiendo cosas con tal de que se vaya de una vez .
El chismoso: Igual al anterior, pero no se va: se queda escuchando de qué hablamos.

El fóbico: Te dice “ ¡ Ya voy! ¡Ya estoy con ustedes!”…¡y nunca viene a tu mesa!.

El apurado : Estás comiendo y te tironea del plato diciendo “ ¿Le retiro? ¿ Ya terminó?” y vos gritando “ ¡ Noooo!”

El borrado : Lo llamás y te dice “ Esa no es mi mesa…Ya lo llamo al muchacho” …¡ y no viene nadie!.

La mayoría de los mozos se demoran en tomarte el pedido y en traerlo, y luego se demoran en cobrarte y traerte el vuelto. Por eso cada vez hay más colas en todos los restaurantes: no porque la gente tenga más dinero, el país tenga una pujanza que impulsa al consumismo y los restaurantes no den abasto.
Hay mozos excelentes….y mozos que te inspiran ganas de haberte quedado tomando una sopa de sobre en casa. Hay que asumirlo: son gente sin vocación de servicio. Tal vez sean técnicos electrónicos y podólogas sirviendo bifes, panqueques y cafés cortados. Tenés suerte si no te toca ver una mosca en la sopa, y que cuando le hagas el reclamo a tu mozo, y este te diga: “ ¿ Una mosca en la sopa? No puede ser … ¡ Si ya le saqué todas las que tenía! “

2 comentarios:

vanina dijo...

Hola Ana,
Es verdad todo lo que decis... encima ahora que la gente no da propinas los tipos se volvieron mas irreverentes!
jajaja

Anónimo dijo...

Vanina : pese a que lo correcto es dejar propina, jamás vi relación directa entre la propoina que uno deja ( poor supuesto, en el mismo lugar) y la actitud del mozo. LO que habla de que son un gremio incorruptible: con propina o sin ella, siempre tratan a todos igual de MAL. Ayer almorcé con mi hija en un restaurante donde la moza se ESCONDÍA detras de una botellas de Valmont para comentarle sus cuitas de maor a la cajera. Se nos enfrió la comida hasta que nos trajo el juego de cubiertos que faltaba y nunca nos trajo la canastita de pan! Igual le deje propina, con culpa, porque no se la merecía .
¿Por qué no se decican a escribir blogs en vez de desatender gente hambrienta?
besos,
Ana